viernes, 21 de enero de 2011

Apego



¡Ten cuidado! porque si caes en el descuido puedes sentir apego hasta por un lápiz.
Si, has sonreído pero sabes que todos hemos tenido especial cariño por un objeto totalmente inútil en la actualidad y aún así sientes que es una parte de tu estómago.

En el momento que decides desprenderte de él piensas ¿será lo correcto? ¿y si quiero volver a recordar?
Es cierto que algunos objetos al verlos, olerlos o tocarlos o todo junto nos evocan un tiempo pasado, y sin ellos seguramente desaparezca pero........¿y qué más da? aunque sea bueno, son trastos que vamos arrastrando, que sólo nos ocupan un espacio.

Apego a objetos del pasado pero también hay apegos de objetos del presente y de personas y de costumbres y ¡de todo!
Te hace sufrir porque aunque en un principio te pueda dar satisfacción y seguridad tarde o temprano te lo hará pasar mal en mayor o menor medida...¿y qué podemos hacer? ya por el hecho de ser conscientes estás haciendo algo.

Algo es algo, no es mucho, pero es algo.

El apego más fuerte y más complicado es a las personas. Ese sí que es fastidiado.

Ánimo.

2 comentarios:

  1. Tener apego a alguien es algo duro. Saber que hagas lo que hagas no puedes desprenderte de una persona aunque quizás no lo merezca... ais!
    un besito guapa!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado cuanta verdad hay en tus palabras, yo también creo que buena parte de ese apego viene generado por el ego con el que luchamos constantemente, el ansia por tener y demostrar a los demás que se tiene. Es como un círculo vicioso cuanto más tienes más quieres, pero como dices un paso importante y demuestra que uno está haciendo algo es reconocer ese apego, darse cuenta del mismo y trabajar en ello. Un abrazo

    ResponderEliminar